Combatir los desórdenes intestinales con probióticos y prebióticos

Como atacar un desorden intestinal (flora intestinal, microorganismos, probióticos, prebióticos).

            El organismo del cuerpo humano se ve actualmente afectado por los excesos de las personas, principalmente sus hábitos alimenticios; la flora intestinal o microbiota intestinal aloja microorganismos en el intestino, ya sean bacterias, levaduras, virus u hongos, forman parte del cuerpo y si no se mantienen en equilibrio desarrollan enfermedades, entre ellas uno de los más comunes es el desorden intestinal o síndrome del intestino irritable (SII).

Como sanar el síndrome del intestino irritable

            Investigadores expertos de la Sociedad Española de Probioticos y Prebióticos (SEPyP) la cual es una organización que se dedica  al fomento y difusión del conocimiento y la investigación científica, la aplicación clínica y la divulgación sobre microbiota de las regiones corporales, probióticos y prebióticos y su impacto en la salud; quienes comprobaron que las emociones que experimentamos pueden influir en los microorganismos que viven en nuestro interior. Las conclusiones de este estudio, liderado por el experto en probióticos y socio científico de la SEPYP José Antonio Sánchez, fueron presentadas en La facultad de medicina de la universidad de Santiago de Compostela en el congreso de la Sociedad Española de Probióticos y Prebióticos (SEPyP)

Para definir a este proceso, se ha empleado por vez primera la nomenclatura: psicodisbiosis (Psychodysbiosis), Esta terminología nace de la unión entre psicobióticos disbiosis. “Existen tratamientos alternativos y naturales que pueden sanar las dolencias intestinales”, según la investigación presentada las emociones que sentimos a diario estimulan a los organismos que viven en el cuerpo humano.

En el aparato digestivo habitan más de 400 especies de bacterias entre beneficiosas y patógenas, Las bacterias buenas generan ácidos (acético, láctico y fórmico) que bajan el PH del intestino grueso y de esta forma impiden, el crecimiento de las bacterias patógenas. Así al controlar las bacterias malas puedes tener un organismo más equilibrado y sano.

Una nutrición enriquecida con alimentos probióticos y prebióticos como lácteos fermentados (yogures, quesos). Los cuales son más fáciles de digerir que los no fermentados y su consumo complementa el proceso de digestión de la dieta como la lactosa, el almidón y las proteínas y la absorción de minerales como el calcio, hierro, zinc, manganeso, cobre, o fósforo. Acompañado de los oligosacáridos y glicoconjugados, fructoligosacáridos FOS que se encuentran en las frutas y hortalizas. Estos alimentos fomentan el desarrollo equilibrado de nuestra flora intestinal y afianzan todo el sistema inmunológico, al controlar los microorganismos del tubo digestivo sanas el cuerpo de forma natural.

Deja un comentario